¿Te sientes en un callejón sin salida?

Constelaciones Familiares y Sistémicas

Un camino hacia la libertad

"Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarse a que te devore desde el interior."
Frida Kahlo
Artista Plástica

El corazón de aquel que ha comprendido que lo presente está en resonancia con lo pasado tanto en lo bueno como en lo malo, late en sintonía con el mundo”

Bert Hellinger

¿Para quién?...

¿Te ves en esta lista?

  • Sufres conflictos y golpes del destino repetitivos y no entiendes la razón
  • Estás enfrentándote a importantes decisiones.
  • Repites acontecimientos históricos, bloqueos o fracasos que afectaron también a otros en tu familia.
  • Parece no existir nadie para ti.
  • Deseas mejorar y sanar tus relaciones.
  • Quieres separarte de forma armónica con el menor daño posible.
  •  Arrastras hasta hoy tu infancia difícil.
  • El éxito profesional no llega pese a tus esfuerzos.
  • Sufres pesadillas, insomnio, angustia, ansiedad o tristeza sin causa aparente o que la causa está muy lejos de hoy.
  • No disfrutas de la vida, el sexo, la prosperidad, la alegría.
  • Quieres superar los conflictos internos, pero también los externos a nivel personal, familiar, de salud o profesional.

En resumen, para quien no puede TOMAR LA VIDA con facilidad, alegría y tranquilidad, no importa qué tipo de conflicto sea

Nuestro inconsciente es como la parte sumergida de un iceberg. Lucha por salir a flote pero  esta salida puede producir angustia y por ello es evitada.  La cantidad de energía que gastamos en mantenerlo oculto es enorme e inútil frente a tal fuerza y acaba transformándose en síntoma, tiñendo nuestra vida de «errores» como patrones repetitivos, culpa o miedos desproporcionados, tristeza sin causa aparente, sensación de fracaso o incluso enfermedad.

 

Las Constelaciones nos muestran que lo que produce los síntomas no es la gravedad del conflicto sino la fuerza para mantenerlo oculto, cuando esto sale a la luz la angustia y el síntoma desaparecen, pues nos muestra, además, la solución. La sensación de ligereza es enorme.

¿Para qué?...

Para encontrar la verdadera raíz del problema y el camino a la solución

Para revelar las dinámicas ocultas en la familia, la pareja o la empresa que nos provocan dolor

Para resolver conflictos. Para empezar a transitar desde la auto-referencia sin los amarres del pasado ni la angustia del futuro.

Para sanar los dolores del árbol genealógico arrastrados hasta hoy

Para liberarnos del lastre, del peso en los hombros y en la cabeza, de culpas sin causa aparente, de miedos y fobias que se escapan a la razón;  

Para dejar de tropezar con la misma piedra una y otra vez viviendo una vida en minúsculas con dolor, sacrificio y esfuerzo sin frutos.

Para encontrar el camino ligero, con alegría, con la facilidad que ofrece la naturaleza a la vida

¿Qué conviene saber antes de una Constelación?

Sucesos importantes objetivos dentro de la familia de origen.  Pero no te inquietes si no sabes nada ¡esa también es una muy buena pista! Saber sólo acelera el proceso y hace más fácil el trabajo.

  • Hechos repetidos en una o varias generaciones.
  • Estafas, quiebra, desheredados, esfuerzo sin frutos.
  • Abortos, muertes tempranas, enfermedades infantiles, enfermedad mental, muertes en el parto.
  • «Ovejas negras», aquellos que han sido apartados del sistema por no cumplir las expectativas de otros.
  • Fracasos de pareja, infidelidad, malas relaciones.
  • Relaciones truncadas entre padres e hijos, entre hermanos.
  • Adopciones, infertilidad, abandono, maltato, abusos. 

¿Qué es una Constelación?...

Es una herramienta terapéutica eficaz, sencilla y que no crea dependencia, creada por Bert Hellinger que nos pone en contacto con las dinámicas de nuestro sistema y las ordena.

Los participantes adquieren una comprensión profunda de sí y de su historia; del poder del amor y de las leyes que sostienen las relaciones. 

Transforma la ceguera en luz para utilizar la fuerza a nuestro favor y no como grillete. 

La realidad aceptada es liberadora, disuelve las viejas ilusiones y abre paso a la reconciliación. La mirada se amplía y con ella la responsabilidad y la vida.

Constelaciones para disfunciones sexuales

Con más de 100 talleres he visto a muy pocas persona trabajar el tema, en cambio sí aparece el tema de abusos. En mi trabajo de Antigimnasia antes y Sψncronía ahora es más «natural», como si el sexo fuera tratado sólo como una cuestión orgánica.

Las personas se sienten intimidadas a presentar este tema en público frente a otras que considera presentan conflictos “más importantes”, como si este tipo de conflicto fuera menor o no existiera el “derecho a gozar” en el sexo como en cualquier otro ámbito de la vida.

Quien no tiene buena relación con su cuerpo tampoco la tendrá con las finanzas ni con ningún otro aspecto que represente el gozo.

El sexo no es un tema menor. Es una función fisiológica como comer o respirar, una función emocional importante en cuanto a la comunicación con el cuerpo propio y del acompañante, siendo incluso un gran comunicador del amor, no sólo hacia otro, sino hacia uno mismo.

Si te cuesta exponer el tema en el grupo no dudes en contactarme.

¿Cómo se desarrolla?...

Para una Constelación necesitamos

Facilitador, coordinador o constelador: el profesional

Consultante: Quien «Constela», es aquella persona que presenta su conflicto, anhelo o problemática para ser trabajada.

Representante o colaborador: es quien representa los roles necesarios para que la Constelación tenga lugar. Así pues cuando colaboras representando en la «Constelación de otro» trabajas también tu propio rol. Si te toca representar un rol determinado créeme, es porque lo necesitas. Algo tienes que integrar de aquello que te toca representar.

Es muy fácil de comprender con un ejemplo: Pensemos en un reloj que no funciona o retrasa. La persona que hace su Constelación plantea su conflicto. Por ejemplo «la mala relación con mi padre». Mi reloj no funciona bien

El facilitador (relojero) decide quienes o qué personajes o arquetipos son los mínimos necesarios para resolver este conflicto, dependiendo también de los sucesos importantes ocurridos en la vida del consultante o sucesos repetitivos que puede que en apariencia no parezcan graves. Observa las piezas oxidadas, desencajadas o rotas. 

En un taller de grupo, el consultante elige entre los presentes a quienes van a «representar» esos roles, nuestros engranajes. En nuestro ejemplo elegirá por ejemplo un representante para sí, uno para su papá y uno para su mamá y los coloca en el espacio. Esta colocación es como el consultante «ve» el problema y ofrece muchos datos al facilitador que acompaña al cliente al encuentro con su realidad.

Los representantes  ahora seguirán el movimiento corporal y anímico que surge. Quizás caminen, rían, lloren, sientan un peso en alguna parte de su cuerpo, etc.  Y aquí radica el núcleo y la «magia» casi inexplicable de la constelación, los representantes comenzarán a sentir y moverse según «es» el conflicto, nos muestra el desorden, nos muestra el fallo del reloj. 

También este movimiento pedirá agregar a nuevos representantes, por ejemplo el abuelo paterno, el bisabuelo y la bisabuela, quizás una tía, podría ser el miedo, el dolor, la culpa… No siempre se representa a personas.  El rol del facilitador es observar esta dinámica que antes estaba oculta y «recolocar» en un proceso respetuoso a cada cual en el sitio más «sano» para que ese sistema funcione y se equilibre, con frases sanadoras o reparadoras o con lenguaje corporal. 

Así se forma una nueva imagen, una maquinaria renovada a soluciones diferentes a las antiguas (que no eran efectivas) y también el asentimiento consciente  al propio destino de cada cual en el sistema.

 Todos los asistentes nos beneficiamos por igual en este proceso.
Enfermamos por Amor ciego y Sanamos por Amor consciente, amor con los ojos abiertos

¿Qué hacer después de mi Constelación?

La verdad se revelará por sus efectos

Bert Hellinger

 Las Constelaciones no funcionan en todos de la misma forma,  es mejor no aferrarse a una solución imaginada.  Abren algo nuevo por lo que puedes experimentar liberación, más paz, alegría y también podría sentirte diferente, indefinible durante unas horas o días. 

 

He constelado, y ahora ¿qué hago?

 ¿Tienes preguntas sobre tu constelación? ¡No busques las respuestas!

Sobre todo si lo que te estás preguntando empiezan con un ¿por qué…? Eso significa que estás queriendo racionalizar e interpretar mentalmente algo que no tiene que ver con tu mente, y  tu mente, como le encanta recolocar todo en SU propio viejo orden inútil, te perjudica.  

Usa el poder de tu mente sólo para poner atención, sin juicios, a lo que se va manifestando dentro y fuera tuyo, e intención para sanar… el proceso ya ha sido iniciado.

  • ¿A qué emociones te estás conectando? ¿Confías en la vida?

Las personas sentimos con distinto grado de intensidad. No puedes elegir cómo te sientes después de una constelación familiar (te sientes como te sientes) pero puedes elegir hacer algo con eso que sientes, para equilibrarte y empoderarte. Confía en el proceso de auto-regulación natural de todos los sistemas.

  • ¿Quieres contar a todo el mundo tu constelación ?

Ten cuenta que una constelación familiar abre algo nuevo, y si hablas demasiado de lo que ya pasó, en realidad te estás conectando con lo que ya no es.

  • ¿Avanzo lento, o avanzo rápido?

En una Constelación los tiempos de los procesos de cambio están más allá de nosotros mismos, dependen de que algo se asiente a nivel sistémico-familiar. Recuerda que una constelación no sólo mueve nuestra energía, sino la de todo el «campo» en el cual nos movemos. 

 

  • Darse el espacio para descansar y para sentir el cambio desde el aquí y ahora:

El verdadero trabajo  comienza cuando, como adultos, asumimos lo «nuevo» a nivel emocional, corporal y en nuestras relaciones, desde el momento presente, el aquí y ahora.  

Si estás demasiado mental, estresado o expectante, no estás en el presente, estás en el pasado o en el futuro. Y la sanación ocurre en el momento presente.

Conecta con la naturaleza, camina descalzo, respira profundamente

¡Confía en tu proceso!

¿Necesitas ayuda para mantenerte en el presente, la cabeza en calma y recibir lo nuevo?

Esta sesión forma parte del programa 21 Días en Sψncronía®. Si quieres otra sesión de regalo puedes suscribirte en el pie de página

¿Puedes ayudar a alguien?

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

¿Quieres leer más?

¿Qué es lo especial de las Constelaciones Familiares?

Las constelaciones familiares se desarrollan muy fácilmente y en un breve período.

Se eligen representantes para la familia del cliente y éste los coloca en relación unos con otros. Los representantes se sienten de repente como las personas a las que están representando. Sin conocerlas y sin que se haya dicho algo sobre éstas. Rupert Sheldrake lo llama «campo morfogenético»,  en este campo están almacenados, en una memoria colectiva, los acontecimientos anteriores y los sentimientos relacionados de un grupo.

Ese grupo tiene también una conciencia colectiva que les ordena lo que tienen que hacer o dejar hacer para merecer y asegurar la pertenencia a ese campo y a su familia. Todo esto se puede apreciar, se ve claramente, pero aún así no es suficiente para una explicación extensa. Es el misterio y la «magia» de las Constelaciones. Un ejemplo sencillo es el de un equipo de fútbol. Hay ciertas características comunes: camiseta, colores, canciones y formas de actuar (sabemos el terror de los bares cuando ciertos equipos llegan a una ciudad). Hay equipos de tercera división que tienen hinchas tan entusiastas como los de primera ¿Qué sentido lógico tiene ser de un equipo perdedor entonces? La pertenencia, la identidad, la fidelidad a ese «algo» en común con el grupo y ese «algo» familiar es el que sale a la luz en una constelación.

Por lo general la persona que constela se siente consternada por lo que vive, porque es muy diferente a lo que se había imaginado (recordemos que lo que vemos del iceberg -la idea- es muy pequeño en comparación a lo que hay debajo). Una vez la constelación va actuando y moviéndose, el alivio es inmenso. No se puede explicar con palabras pero la sensación y la emoción son intensas y la ligereza indescriptible.

Se va mucho más allá de la idea que se tiene de problema y solución.

La fuerza del amor revoca todas las separaciones, así las diferenciaciones entre “bueno y malo” o entre “perteneciente y excluido” que frecuentemente tenemos dejan de ser válidas. Las Constelaciones Familiares conducen a soluciones que hasta ahora estaban negadas.

¿Cuándo aparecen los conflictos? 

Cuando no se cumplen las leyes que rigen los sistemas. Cuando no se respetan los órdenes del amor: Pertenencia y Jerarquía. 

Cada miembro de una familia tiene el mismo derecho de pertenencia. Por ejemplo todos los niños dados a otra persona, las ovejas negras, los excluidos y todos a los que declaramos culpables.

En un sistema existe una jerarquía de acuerdo al tiempo de pertenencia, los que estuvieron antes tienen primacía sobre los que vinieron después, eso no tiene que ver con importancia. De esta manera tiene cada miembro su propio lugar. No hay lugar a la disputa. Lo mismo vale para grupos no familiares (en el trabajo lo observamos frecuentemente). Cada intento de disputar el lugar de otro, imponiéndose por encima de él, tiene consecuencias de gran alcance. En nuestra cultura esta ley está en mayor parte suprimida, por ello experimentamos las consecuencias. Lo observamos frecuentemente en las familias o empresas;  cuando un empleado o un hijo mandan más que el jefe o el padre, aparecen graves conflictos.

La gravedad de las consecuencias por no haber atendido a estas leyes y arrogarse otro lugar sale a la luz en una constelación familiar. Por ejemplo cuando un hijo quiere asumir algo por sus padres para “salvarlos”, con esta resolución interna manifiesta un amor profundo pero al mismo tiempo él se pone por encima de sus padres. Este amor conduce inevitablemente al fracaso. El hijo se enfermará sin que con esto haya podido rescatar a los padres. Esta confusión se muestra también a la inversa, cuando los padres en secreto cargan al hijo algo que les pertenece en exclusiva a ellos por ejemplo las consecuencias de una culpa, el fracaso matrimonial, la falta de libertad, tener un hijo para cuidarlos en la vejez…  

La transgresión del orden jerárquico ocurre por amor y viene de “una buena consciencia”, de un amor inocente y se transgrede con buena intención. La certeza de poder formar parte de una manera especial en el sistema familiar es más importante que la propia vida.  Los que estuvieron antes son percibidos como más importantes que aquellos que llegaron después. Aquí son más importantes los padres que los hijos. Los hijos lo notan. Prefieren sacrificarse a perder a sus padres. Por ello muchas personas no se permiten más felicidad en la pareja que la de sus padres, más bienestar económico, más libertad… o en cambio tienen la vida que sus padres deciden en lugar de vivir la propia, procurando realizar lo que los propios padres no han podido o desean (una carrera determinada, una cantidad de hijos, un tipo de trabajo, continuar el negocio familiar, una pareja con determinadas características)

La solución.

Las Constelaciones superan esta peligrosa inocencia. Recoloca el orden. Condice a cada uno hacia otra libertad más allá de los límites de nuestra consciencia y paso a paso nos libera de nuestras implicaciones sistémicas.

Esto requiere que el constelador se encuentre en ese camino y siga caminando por él. En caso contrario se sujeta tanto a sí mismo como al cliente y los participantes a la “buena conciencia”. 

¿Es lo mismo una Constelación individual?

NO.

Y no siento en absoluto ser así de clara. La Constelación individual requiere de mucho trabajo personal por parte del facilitador pues son altamente manipulables.  Y no es que el facilitador no sea bueno, es que podría poner, inconscientemente y de buena voluntad, intención en la resolución del problema. Si se deja la elección en manos del consultante la dificultad es aún mayor pues es parte del conflicto.

¿Siven? ¡Claro! Toda forma de arrojar luz sobre un conflicto ayuda, pero el grado de profundización de una Constelación grupal no es comparable. 

¿Cuándo Utilizarlas?

  • Cuando no tienes posibilidad de hacerlas en grupo
  • Cuando la urgencia es mucha
  • Cuando no te sientes fuerte para hacer un trabajo profundo y el miedo te paraliza

Si caminas solo irás más rápido.
Si caminas acompañado llegarás más lejos

Proverbio chino

El mundo necesita tu luz



¿se la vas a negar?